Ars bibendi · Roomers, Fráncfort del Meno

Cualquier domingo por la noche se produce un curioso contraste en el bar del hotel Roomers en Francfórt del Meno. De un lado, el rigor prusiano del jovencísimo servicio: sus pañuelos de bolsillo, blancos, lucen meticulosamente doblados. Sus peinados no se alteran. Sus movimientos parecen estudiados al milímetro cuando colocan el vaso mezclador en una de las dos bañeras de hielo retroiluminadas que presiden la estancia. Al otro lado de la barra, los pañuelos son coloridos y sobresalen juguetones de la solapa, los trajes no son antracita, sino azul marino y las corbatas ceden paso a los cuellos cortados. La señora del visón, el invertido de la agencia publicitaria, el vividor bávaro de la escuela de negocios  y el estajanovista financiero. Sin más denominador común que beber con despreocupación algunos de los mejores cócteles de Alemania o, lo que es lo mismo, de Europa continental – y pagarlos, claro. Aquí todo es perfecto, aquí todo funciona, y ése y no otro es el verdadero lujo que hemos venido a comprar.  La decoración barroca, completamente en negro y púrpura cardenal, es claustrofóbica, pero ante el mejor old-fashioned de nuestra vida, imposible sentirse oprimido.

Roomers Bar, hotel Roomers (Gutleutstr. 85, Fráncfort del Meno)
Cócteles ca. 12-29€. Evitar viernes y sábados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *