Ars Bibendi · Door 74, Ámsterdam

De putas y borrachos / un Claymore Cocktail en Door 74, Ámsterdam

Es de todos sabido que el turismo es repugnante. Las putas, en su inmensa mayoría, también. Asimismo Ámsterdam , ciudad que combina turismo decrépito con putas decrépitas. Un repugnante laberinto de engañabobos, carne humana, bebedores de cerveza y estudiantes andaluces. Es evidente que todo lo bueno que hay en Ámsterdam ha de existir por fuerza à rebours de la propia Ámsterdam. El concepto delspeakeasy y de la política de admisión me parece desfasado, pero en Ámsterdam, donde un malnacido en gorra de béisbol y bermudas acecha en cada esquina, deviene imprescindible. Es el caso del Door 74, el mejor bar de Holanda. Una puerta camuflada y un timbre en plena boca del lobo, la mismísima Regulierwardstraat. Sólo gente con reserva y vestida con decoro accede a esta sociedad paralela dondeTimo “El Cogedor” Janse y su rat pack de encantadores canallas sirven con incombustible sentido del humor la coctelería más creativa y compleja de Europa a un público joven y nada decrépito. Claymore Cocktail (Pisco, Chartreuse Verte, Ardbeg, limón, azúcar y Amargo Chuncho) en mano, la realidad se queda fuera.

Door 74 (Regulierwardstraat 74, Ámsterdam)
Claymore Cocktail, 12.5 €.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *