Arquitectura de lo efímero

No se puede vender un Birkin de 30.000 euros en cualquier espacio. Por eso firmas como Hermès, Prada, Louis Vuitton o Channel decidieron hace tiempo invertir en diseño y lujo arquitectónico. Se busca la exclusividad, transmitir una determinada imagen de marca, generar sensaciones, sorprender al cliente, perdurar en el tiempo. Y para lograrlo sólo valen los mejores: Rem Koolhaas, Herzog & De Meuron, Renzo Piano o Zaha Hadid. Cuatro Premios Pritzker. El placer es suyo.

Rem Koolhaas y Prada

En 1999 Prada lanzó una nueva estrategia para transformar el ir de compras en una experiencia completamente diferente. El punto central de esta estrategia pasaba por la creación de nuevos e impactantes espacios arquitectónicos en los que mezclar consumo, placer, comunicación y cultura. Surge así una estrecha colaboración con Rem Kolhaas y sus socios de OMA (The Office for Metropolitan Architecture), fruto de la cual tenemos la tienda de Prada en Nueva York, la de Los Ángeles, el Prada Transformer, diseños conceptuales (no construidos) para las tiendas de San Francisco, Shangai, Londres e incluso para la Fundación Prada en Milán.

Abrimos boca con el New York’s Prada Epicenter (construido en 2001). Situada en el número 575 de Broadway Avenue, no es sólo una tienda, es una galería, un lugar para proyecciones y performances, un laboratorio, un lugar público. El espacio está articulado a través de una gigante ola de madera que literalmente sumerge al visitante en su interior. Una parte de la ola es escalonada y sirve como escaparate para zapatos y accesorios de día y como gradas de noche. El extremo opuesto de la ola es una rampa lisa que puede abatirse para hacer las veces de escenario. El diseño interior se completa con un mural gigante que decora la pared norte de la tienda y marca la temática de una exposición que se infiltra en la tienda mediante televisores de plasma colgados entre la ropa a modo de cuadros, libros apilados cuidadosamente junto a los zapatos y monitores interactivos.

tiendasdentro

La tienda de Nueva York inició el seísmo y el Prada Transformer se encarga de propagarlo. La última colaboración entre el arquitecto holandés y el imperio Prada es (fue) un edificio multidisciplinar transformable, con vocación de pabellón temporal, situado en Seúl. Cuatro caras distintas para cuatro usos diferentes. El proyecto resulta muy icónico al usar formas simples, claras y muy reconocibles en cada cara. Cruz, círculo, rectángulo y hexágono para arte, eventos, cine y moda respectivamente. Fácil. La pared es suelo, el suelo cubierta, y la cubierta pared. No tan fácil. Una estructura metálica con piel de membrana textil traslúcida lo hace posible. Pero todo lo bueno se acaba y el Prada Transformer fue desmontado el pasado 30 de Septiembre.

tiendasdentrodos

Herzog & De Meuron y Prada

Dos años después del éxito alcanzado con la tienda en Nueva York, Prada quiere más. El lugar: Tokio. Los culpables: los arquitectos suizos Herzog & De Meuron.

Sobre una planta pentagonal absolutamente irregular y un alzado quebrado en una de sus esquinas se erige el edificio de la tienda de Prada en Tokio. La fachada, compuesta por una estructura metálica y láminas de vidrio formando una retícula romboidal, es a la vez la piel y el esqueleto resistente del edificio. Jaques Herzog describe estos paneles de vidrio como “una herramienta interactiva, ya que debido a su distinta curvatura (cóncava, convexa o plana), parece que se mueven mientras caminas alrededor”.

El edificio de Prada está ubicado en una esquina de la parcela, de forma que se crea una pequeña plaza a la entrada para abrirse a los visitantes e integrarse en el vecindario. Un toque europeo en una ciudad dominada por edificios encerrados en sí mismos, según los arquitectos autores

tiendasdentrotres

Renzo Piano y Hermès

El edificio de Renzo Piano para Hermès en Tokio es sobrio y elegante pero a la vez innovador. Un claro reflejo del alma de la firma francesa. Se trata de un bloque de quince pisos que contiene tiendas, talleres, áreas multimedia, oficinas, áreas de exhibición y una terraza jardín. El concepto de este edificio fue, según Piano, convertirlo en una especie de “lámpara mágica” inspirada en las lámparas japonesas de papel. Para ello recubrió la fachada de una trama de 13.000 cuadrados de vidrio translúcidos. Un pequeño guiño a la forma de los famosos pañuelos de Hermès. El efecto logrado por esta piel de vidrio es espectacular, durante el día sombras y matices pueden percibirse a través de ella, y de noche la luz interior se dispersa suavemente a través de ella hacia el exterior, creando una asombrosa sensación de transparencia.

tiendasdentrocuatro

Zaha Hadid y Chanel

¿Qué puede surgir de la unión de Karl Lagerfeld y Zaha Hadid? Un pabellón itinerante que rompe con la noción euclidiana del espacio para mostrar al visitante el resultado de mezclar lo arquitectónico, lo artístico, la música y la moda. El Chanel Mobile Art es una de las más recientes creaciones de la arquitecta iraquí, quien para la solución formal de esta obra se inspiró en la famosa gardenia blanca, flor favorita de Coco Chanel. La potente masa escultural del pabellón y la luminosidad de su cerramiento de fachada crean un elemento brillante y enigmático.

La estructura del edificio se desarrolla como una sucesión de arcos entorno a una especie de bucle en planta. En el centro, siete aberturas orgánicas en el techo permiten la entrada de la luz del sol, que se mezcla con la luz artificial que emerge de los huecos entre la pared y el suelo. Este juego de luces junto con la fluidez de las paredes onduladas crean un paisaje artificial idóneo para la exposición de las obras de más de veinte artistas internacionales (Stephen Shore, Yoko Ono, Daniel Buren), que juegan con la interpretación del mítico bolso acolchado de Chanel, el 2.55.

tiendasdentrocinco

Este edificio nómada debía recorrer entre 2008 y 2010 Hong Kong, Tokio, Nueva York, Londres, Moscú y Paris. Pero en mitad de la gira y debido al contexto de crisis financiera mundial la firma francesa decidió abandonar el proyecto y centrarse en inversiones estratégicas. Una pena.

Vete de compras

Hasta aquí algunos ejemplos de estas nuevas catedrales de nuestro tiempo. Imprescindibles también el edificio de Toyo Ito para Tod’s en Tokio, las tiendas de Comme des Garçons en Nueva York, París y Tokio proyectadas por Future Systems, la de Yohji Yamamoto en París diseñada por Sophie Hicks o el edificio de SANAA para Dior en Tokio. Grandes creaciones que surgen de la libertad creativa y barra libre presupuestaria que supone para un arquitecto trabajar con importantes firmas del mundo de la moda. Una recomendación, si te interesa la arquitectura…vete de compras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *